Crónicas del Absurdistán

Territorio inmenso, porque, como dijo un sabio antiguo, no hay absurdo que no haya sido propugnado por algún filósofo (y abrazado con entusiasmo por algún político).

>>>Rayas en el agua
aumentar feed 

Juliano y los apóstatas9 de junio de 2012

Juliano el Apóstata
Juliano el Apóstata
(Museo del Louvre)

El historiador romano Amiano Marcelino (siglo IV d.C.) cuenta, en el libro XVIII de sus Historias, la siguiente anécdota sobre el césar Juliano (más tarde emperador, rebautizado por el Cristianismo como Juliano el Apóstata):

Numerio, antiguo gobernador de la Narbonense, estaba siendo juzgado por dilapidación de fondos públicos ante el tribunal presidido por Juliano y, aunque no era la práctica habitual en los juicios penales, los debates estaban abiertos al público.

Numerio se defendió de las falsas acusaciones negando vigorosamente cada uno de los cargos, y no había manera de probar nada contra él. El acusador Delfidio, orador vehemente, exasperado porque sus argumentos perdían fuerza ante la falta de pruebas, exclamó: "Juliano, César ilustre, quién podrá ser condenado nunca si basta con negar los hechos?". A lo que Juliano, movido por la prudencia, contestó: “¿Y quién podrá ser nunca absuelto, si basta con acusarle?"

Diecisiete siglos más tarde, los parlamentarios españoles hicieron suyo el planteamiento de Delfidio, que, sin duda, se mostraría muy satisfecho con los resultados de nuestra Ley Orgánica 1/2004 de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género y sus miles de condenas sin pruebas. En cambio, Juliano, que se enorgullecía más de su formación como discípulo de los grandes filósofos de la Antigüedad que de sus extraordinarias proezas militares, se avergonzaría hoy de una ley que ha reducido a añicos la presunción de inocencia.

Lo menos que se merecen nuestros delfidios de la VIII Legislatura (ambas cámaras incluidas), que hicieron apostasía unánime de principios seculares del derecho, es que se les aparezca cada noche el fantasma de Juliano preguntándoles: "¿Quién podrá ser absuelto si basta con acusarle?"



[Archivado en "Rayas en el agua"] compartir



La experiencia de los pioneros24 de mayo de 2012

Los Estados Unidos tienen ya una larga experiencia en la aplicación de la custodia compartida, por lo que es posible evaluar sus consecuencias sociales a largo plazo. Eso es lo que ha hecho el Dr. Martin Halla, profesor de economía en la universidad Johannes Kepler, de Linz (Austria), en un concienzudo trabajo llevado a cabo durante su estancia como profesor invitado en la Universidad de California, y cuyas conclusiones se resumen a continuación.


Halla, Martin (2011): The Effect of Joint Custody on Family Outcomes (Journal of the European Economic Association, en prensa)

Para realizar este trabajo, se utilizó información procedente de diversas bases de datos demográficos y sanitarios de los Estados Unidos (National Vital Statistics System (NVSS) - National Center for Health Statistics (NCHS); Reading Survey of Epidemiology and End Results - National Bureau of Economic Research), así como del censo decenal de ese país.

La primera ley de custodia compartida de los Estados Unidos se aprobó en Indiana en 1973. Desde entonces, la custodia compartida se ha extendido a casi todos los estados del país y, en la última fecha de referencia del estudio, la custodia compartida física (definida como un reparto del 30%, como mínimo, del tiempo de convivencia con cada progenitor) representaba el 25% de los 179.997 casos abarcados (de 1969 a 2003).

Entre los efectos sociales atribuibles al establecimiento de la custodia compartida, cabe mencionar los siguientes:

  • un incremento a largo plazo de las tasas de nupcialidad, perceptible a partir del quinto año tras la introducción de la reforma y que aumenta con el tiempo: el efecto de la reforma 17 años después de haberse adoptado la custodia compartida es del 9,2%; en cambio, no se observa un efecto claro de la custodia compartida en las tasas de divorcio;

  • un efecto positivo de la custodia compartida en la tasa de fecundidad marital (hijos concebidos dentro del matrimonio);

  • un efecto negativo en las tasas de aborto que aumenta en términos absolutos a lo largo del tiempo;

  • una reducción de las tasas de suicidio masculino en el 9%; y

  • una reducción de la violencia global de marido a mujer en el 2.7%.



[Archivado en "Rayas en el agua" y "Crónicas de investigación"] compartir



SECCIONES

TEMAS

PECERA DE IDEAS


********


Página inicial - Mapa del sitio - Contacto: c0rreo - Madrid, 2007-2013

Los contenidos de este sitio web podrán utilizarse o reproducirse libremente
para fines no lucrativos a condición de que se cite su procedencia.

Logotipo | ©Grupo Isegoría