Crónicas del Absurdistán

Territorio inmenso, porque, como dijo un sabio antiguo, no hay absurdo que no haya sido propugnado por algún filósofo (y abrazado con entusiasmo por algún político).

>>>Rayas en el agua
aumentar feed 

La no-violencia de género12 de junio de 2011

Aunque sea más falso que un gato que ladra, el concepto de “violencia de género” es dogma de fe hasta en los parvularios: según la teoría feminista, el hombre ejerce la violencia sobre la mujer para mantenerla bajo su control, mientras que la mujer sólo ejerce la violencia contra el hombre como medio de defensa.

Un estudio publicado recientemente, del que es coautor Murray A. Straus, pionero y autoridad mundial en el estudio de la violencia familiar, llega a una conclusión bien distinta: las mujeres son más propensas que los hombres a redoblar la violencia de respuesta contra sus parejas. El estudio se basa en una muestra de 208 parejas de Israel (promedio de edades: 37,23 años para los hombres, y 34,71 años para las mujeres), y su objeto es determinar, en un marco hipotético, la escalada de violencia de hombres y mujeres en respuesta a agresiones de sus parejas o de terceros de ambos sexos.

Como suele ocurrir cuando los estudios se aplican por igual a hombres y mujeres, los resultados si sitúan en las antípodas de las tesis feministas. Tanto en caso de agresiones verbales como de agresiones físicas, la intensidad de la violencia de respuesta de los hombres es menor frente a sus parejas que frente a los demás hombres o frente a otras mujeres. En cambio, la respuesta de las mujeres tiene similar intensidad en los tres casos. Por lo tanto, comparativamente, la violencia de respuesta específica contra sus parejas es mucho más intensa en el caso de las mujeres que en el caso de los hombres.

Dicho en román paladino, si la bofetada inicial es de intensidad 1, la respuesta intencional del varón será de intensidad 1,6 frente a la pareja y de intensidad 3,1 frente a otros hombres. En el caso de la mujer, la respuesta será de intensidad 2,4 frente a sus parejas, de intensidad 2,2 frente a otros hombres y de intensidad 2,5 frente a otras mujeres. En forma de gráfico, esa violencia de respuesta a las agresiones físicas tendría el siguiente aspecto (reconstrucción hecha a partir de la figura 1 del estudio original):

escalada de violencia

Es decir, en las relaciones de pareja, el “género” proteje a las mujeres, pero no a los hombres. Por lo tanto, si hay una violencia que pueda llamarse “de género” es la violencia de la mujer contra su pareja masculina. Y si hay algo que pueda llamarse “no-violencia de género” es la violencia que el hombre no ejerce contra su pareja, precisamente porque es mujer.

Nota sobre las conclusiones de los autores:

Una de las tesis recurrentes de Murray A. Straus a lo largo de su carrera es que la violencia de pareja no podrá prevenirse mientras no se reconozca su carácter bidireccional, demostrado ya por cientos de estudios. En el caso particular del estudio que nos ocupa, los autores advierten de que las actuales normas sociales, que condenan rigurosamente la violencia masculina de pareja, y consideran secundaria o inexistente la femenina, constituyen un factor de riesgo para las propias mujeres, ya que muchas de ellas, amparadas en la benevolencia social que trivializa la violencia ejercida por la mujer, tal vez se retienen menos en el ejercicio de una violencia que consideran impune o socialmente justificada. Por desgracia, aunque en la mayoría de los casos esas normas sociales y la norma de caballerosidad sean eficaces para inhibir la violencia masculina, no siempre es así, y la violencia de respuesta masculina puede aumentar de escala. En tales condiciones, concluyen los autores, la violencia de las mujeres contra sus parejas es un factor de riesgo de victimización para las propias mujeres.

Y otra nota para escépticos:

Quienes no se conformen con con los resultados de este modelo teórico pueden consultar, en la publicación La violencia en la pareja: bidireccional y simétrica (págs. 45-48), varios estudios empíricos que confirman esa mayor intensidad de la violencia femenina contra sus parejas en comparación con la ejercida contra terceros, al revés de lo que ocurre con la violencia masculina.


compartir



SECCIONES

TEMAS

PECERA DE IDEAS


********


Página inicial - Mapa del sitio - Contacto: c0rreo - Madrid, 2007-2013

Los contenidos de este sitio web podrán utilizarse o reproducirse libremente
para fines no lucrativos a condición de que se cite su procedencia.

Logotipo | ©Grupo Isegoría