Crónicas del Absurdistán

Territorio inmenso, porque, como dijo un sabio antiguo, no hay absurdo que no haya sido propugnado por algún filósofo (y abrazado con entusiasmo por algún político).

>>>Rayas en el agua
aumentar feed 

El cerro testigo18 de abril de 2011

La entrevista de El Mundo a Lidia Falcón (Magazine del 3 de abril de 2011, páginas 30-31) me ha hecho pensar en los cerros testigo de la meseta castellana, formaciones geológicas que, a diferencia de la llanura circundante, han resistido a la erosión y se alzan solitarias en mitad del paisaje, vestigios indestructibles de una antigua geografía que ya no existe. Dice Lidia Falcón:

“No olvides que ellos [los hombres] son los que nos matan, nos apalean, nos violan, abusan sexualmente de nosotras, nos quitan los empleos, ganan el doble que nosotras… En fin, son ellos los que nos han machacado durante un millón de años” .

Esa visión siniestra de la naturaleza masculina, que el tiempo va desgastando, fue la pataforma ideológica de una generación de feministas. No en vano el Manifiesto SCUM (1968), que pide directamente el exterminio de los hombres, se tradujo a los idiomas más importantes y tuvo éxito en todo el mundo occidental.

Lidia Falcón, como los soldados japoneses que quedaron incomunicados en las islas del Pacífico y, años después de haber acabado la SGM, seguían luchando contra un enemigo inexistente, continúa, ya casi en solitario, la guerra más absurda jamás librada: la de todas las mujeres contra todos los hombres.

Argumentos de pesho14 de abril de 2011

Sole Sánchez, candidata a la alcaldía de Ciutadella, en Menorca, ha decidido simplificar al máximo su mensaje electoral y ha preparado un cartel en el que sólo se ven sus magníficas tetas, a las que se agarran dos manos masculinas como a una tabla de salvación. Como es habitual en tales casos, el Institut Balear de la Dona, que para eso está, ha ordenado retirar el cartel por considerar que atenta contra la dignidad de la mujer, eterna menor de edad, etc.

Mi consejo de género para los responsables del cartel es que lo sustituyan por otro con dos nalgas claramente masculinas a las que la bota de la candidata arrea un puntapie. No habrá censura y hasta es posible que el partido reciba una subvención.

También debemos administrar urgentemente el antídoto de género a este simpático video, en el que Mercedes Milá palpa los genitales a un periodista. Para ello, basta con imaginar a alguna vieja gloria del periodismo masculino, por ejemplo Losantos o Gabilondo, manoseando los genitales (o sea, lo que es la parte de la vulva y el monte de Venus) a esa guapísima entrevistadora de cuyo nombre no quiero acordarme. Con mucho menos se declararía el estado de sitio en todo el territorio nacional.

El oui de las niñas12 de abril de 2011

En Francia acaba de entrar en vigor la ley que prohíbe llevar el velo integral en espacios públicos, y ya han sido detenidas las primeras infractoras, a las que se impondrá una multa de 150 euros.

Pero el Estado feminista, una vez más, cae en la tentación de tratar a las mujeres como eternas menores jurídicamente irresponsables, criaturas sin uso de razón que sólo saben ir de la mano y decir a todo que sí. De modo que, si la pequeña tapada baja la cabeza y señala con el dedo acusador a su marido, además de ahorrarse los 150 euros para la hucha, pone a su barbazul a la sombra por una temporada.

Para ser coherentes, y no agraviar comparativamente a las portadoras del niqab, los legisladores galos deberían generalizar esa eterna minoría y su posibilidad de descargo conyugal a todo el espectro delictivo y a todas las ciudadanas francesas. Así, cuando una de ellas fuese pillada in fraganti sustrayendo caudales ajenos o escamoteando anillos en una joyería, bastaría con que dijese: "Oh, la, la, es mi maguidó qui ma obligadó…" Al marido adulto lo meterían una temporada en la Bastilla de género, y a la petite voleuse le comprarían una Nintendo nueva y le regalarían un fin de semana en Disneyland para compensarla, pobrecita víctima.

Censura de género8 de abril de 2011

El diario El Mundo ha publicado, y después autocensurado, un breve artículo sobre psicología criminal. Uno como tantos otros miles de artículos, libros y tratados sobre los comportamientos y las motivaciones de los criminales.

Algunos de esos trabajos han llegado a ser obras maestras. Por ejemplo, el relato A sangre fría, de Truman Capote, es la crónica periodística de unos hechos estrictamente reales, y sus protagonistas son ya dos criminales con lugar propio en la historia de la literatura universal.

Otras veces se trata de artículos más modestos. En los últimos años he leído varios en los que se exculpa por motivos psicológicos a madres que han asesinado a sus hijos. Por no hablar de mujeres que han asesinado a sus maridos mientras éstos dormían y han sido convertidas en heroínas nacionales, con indulto incluido.

En cambio, el artículo de El Mundo, en el que su autor pide que caiga todo el peso de la ley sobre un asesino, se ha convertido en piedra de escándalo sólo porque en él se considera que estamos ante un crimen pasional como tantos otros, ante un asesino común, en lugar de un monstruo del crimen como Landrú o la Condesa Sangrienta.

A este paso, y en particular cuando se entremeten los intereses de género, vamos camino de la prensa ficción, donde sólo habrá contenidos predeterminados, guarden o no relación con la realidad. Prensa para rumiantes, donde sólo tendrán cabida los productos que hayan sido ya masticados y deglutidos miles de veces.

Mercancía sexual4 de abril de 2011

Como dise Aristóteles, cosa es verdadera,
el mundo por dos cosas trabaja: la primera
por aver mantenençia; la otra era
por aver juntamiento con fembra placentera.

(Libro de buen amor, Arcipreste de Hita)

Como bien sabía el Arcipreste, la naturaleza no se anduvo por las ramas en su empeño por asegurar la reproducción de la especie. Donde bastaba con un espermatozoide, puso varios millones. Donde parecía suficiente una temporada de calentura anual, puso una obsesión de apareamiento a todas las horas, una perpetua erección mental, un verdadero trastorno compulsivo. En respuesta a una demanda coital tan exacerbada, las hembras de la especie empezaron a poner precio a su oferta: cambio sexo por comida. Fue así como surgió el comercio más antiguo del mundo, cuando aún éramos bonobos o algo parecido.

Varios millones de años y tres o cuatro generaciones de feminismo más tarde, el Ayuntamiento de León quiere atacar ese mal tan antiguo en la raíz. “No pagues por el sexo” reza el eslogan dirigido en esta ocasión a combatir, contrariamente a los usos y costumbres municipales, no la venta, sino la compra callejera. Pero, amigo mío, no es fácil poner puertas al campo. Menos aún, si se permite que todas esas venus tropicales se paseen en ropa interior por las aceras. Que los leoneses son duros, pero no de piedra.

Si el Ayuntamiento quiere ser coherente con su definición de prostituta como “mercancía sexual”, lo mejor que puede hacer es cambiar su eslogan por otro, dirigido a ellas, que diga “No cobres por el sexo”. Porque, bien mirado, y en estricta aplicación de esa lógica municipal, quien se pone precio ya se ha convertido en mercancía, con independencia de que alguien la compre o no.

Aunque la mejor opción será que el Ayuntamiento recupere la vieja tradición occidental, hoy casi perdida, de tratar a los adultos como tales, y deje que éstos organicen los otros ayuntamientos, los de cintura para abajo, como les dé la gana.

Las mujeres son de Marte29 de marzo de 2011

Un seguidor de este blog me señala que, en España, los rostros más visibles de la guerra contra Libia son los de dos mujeres: la Ministra de Exteriores Trinidad Jiménez y la Ministra de Defensa Carme Chacón.

Otro lector me alerta sobre el protagonismo decisivo de tres asesoras para decidir a un renuente Obama a intervenir en Libia, eso sí, contra el parecer de otros tres asesores. Efectivamente, en Internet abundan las versiones sobre esta aventura de las “tres walkirias” (así las llaman), pero creo que el análisis original de la cuestión está en este artículo del New York Times. En él se explica cómo la Secretaria de Estado Hillary Clinton, la Embajadora ante la ONU Susan Rice y la Consejera de Seguridad Nacional Samantha Power lograron imponer sus tesis intervencionistas frente a las más cautas y abstencionistas del Secretario de Defensa Robert M. Gates, del Consejero de Seguridad Nacional Thomas E. Donilon y del Director del Centro Nacional de Lucha Antiterrorista John O. Brennan.

Esto me recuerda que fue Madeleine Albright, deseosa de entrar en guerra en Kosovo, quién dejó estupefacto a Colin Powell con estas palabras: “¿Para qué queremos un ejército tan bueno si no vamos a usarlo?” Lo cuenta ella en sus memorias. Otros añaden que, tras el incidente, Colin Powell empezó a dudar de la sensatez de la Secretaria de Estado.

Aquí no se trata de enjuiciar actuaciones políticas. Sólo de mover un poco el guindo para ver si los arborícolas que aún siguen aferrados a los estereotipos se caen de una vez. ¡Ah!, y que nadie lo olvide: las excusas para ir a la guerra, a todas las guerras, siempre han sido justas y loables.

El precio del voto23 de marzo de 2011

Esta temporada está de moda Clara Campoamor, impulsora del voto femenino en España. No es por restarle méritos, pero creo que, para seguir el orden natural de las cosas, la diputada Campoamor debería haber empezado por reivindicar la obligación que históricamente precedió al derecho de voto masculino, primero en la Roma antigua y después en las sociedades modernas herederas de la Revolución Francesa y su concepto de citoyen-soldat: el servicio militar obligatorio.

En España, el sufragio universal masculino se estableció en 1890; el femenino, en 1931. No obstante, aunque las hijas de los primeros hombres votantes tuvieron derecho de voto, el costo cívico de ese derecho siguió recayendo exclusivamente en los hombres. En la época en que se instauró el sufragio universal masculino, los varones españoles estaban obligados a prestar servicio militar durante ocho años, cuatro de ellos en servicio activo y los otros cuatro dependiendo de las necesidades del servicio. A mi bisabuelo le tocaron siete años de servicio activo: volvió tan cambiado que atravesó todo el pueblo sin ser reconocido por ninguno de los parientes y vecinos con los que se cruzó. Mis dos abuelos hicieron, como soldados de reemplazo, las guerras de Cuba y Marruecos, respectivamente. Mi padre, la guerra civil. Nunca oí que ninguna de mis antepasadas envidiara la suerte de su marido por ese lado, con o sin derecho de voto.

Y ya que hablamos de servicios militares, y aprovechando que estamos en guerra, bueno es también recordar que, hoy como ayer, los combatientes de primera línea, los heridos y los muertos suelen ser hombres… Aunque, como decía Hitler, que quizás era un poco feminazi, “para eso están, ¿no?”

Unión de contrarios16 de marzo de 2011

Según cuenta ABC, la UE defiende que el embrión es un ser humano desde su concepción: el Tribunal de Justicia de la UE considera que las células de las primeras fases de la fecundación forman un ser humano, y por ese motivo, las invenciones que requieran la destrucción de un embrión humano deben quedar excluidas de la patentabilidad.

En la vieja Europa, cuna de la filosofía y del pensamiento lógico, ya no tiene cabida el principio de no contradicción, según el cual una propoposición y su contraria no pueden ser ambas verdaderas al mismo tiempo. Ahora es posible ser humano y no serlo simultáneamente.

Prueba de ello es que la UE prohibe con criterios científicos la destrucción de embriones de apenas horas o días de existencia, porque ya son seres humanos, y al mismo tiempo ampara y alienta con criterios políticos la destrucción de fetos de 22 o 24 semanas, porque todavía no son seres humanos.

¿Verdad que es fascinante vivir en el siglo del relativismo, o mejor aún, del cinismo oficial?

Ola de cambios, etc.11 de marzo de 2011

Cuando opinamos sobre el mundo islámico solemos olvidar que ellos son nuestras antípodas culturales, y que lo que aquí está boca arriba allí está boca abajo, y viceversa. La consecuencia lógica es que, al llegar cambios y revoluciones, nuestras utopías favoritas no se cumplen, y entonces todo son estupores y perplejidades.

Así pasó con el burqa en Afganistán, tan denostado que acabó sirviendo de salvoconducto para una guerra. Luego resultó que, tras la caída del régimen talibán, las afganas siguieron vistiendo esa supuesta cárcel de tela como venían haciendo desde mediados del siglo XIX, cuando el burqa se puso de moda entre las damas de las clases altas de allí. Así que, pasada la decepción inicial, el filón de victimismo por afgana interpuesta se agotó, y nuestras martirólogas hubieron de buscarse otros manás.

Ahora, la sorpresa para esta Europa incorregible viene de Túnez, donde las mujeres han aprovechado la caída del régimen anterior, que prohibía el uso de hiyabs y chadores en espacios públicos, para empezar a utilizar esas prendas. Las oenegés del ramo han tardado dos minutos en tomar partido: antes burqas y niqabs eran malísimos, un signo de sumisión al varón, una imposición del patriarcado, bla, bla, bla… Ahora son buenísimos, una opción personal de la mujer libre, etc.

El año pasado, el Gobierno sirio sancionó a 1.200 profesoras universitarias por empeñarse en llevar niqab. -Ah, pero, ¿en los países árabes hay profesoras universitarias, y además tantas? -se pregunta el europeo boquiabierto, que sabe de buena tinta feminista que en esos países todos los hombres son terribles barbazules y tienen colgadas en la despensa seis o siete mujeres descuartizadas. Pues sí, tantas y con las ideas tan claras.

El demócrata europeo, señorito anémico que vive de las rentas de una historia heredada, no cree posibles otros ideales distintos de sus principios buenistas y hedonistas, y se asombra cuando una realidad menos refinada y no tan democrática le enmienda la plana. Probablemente, en la presente ocasión ocurrirá como en las anteriores. Si el motor de las recientes algaradas del mundo árabe fuese el ansia de libertad, y las mujeres islámicas sustituyesen el burqa por minifaldas y escotes inverosímiles, y recurriesen a los anticonceptivos, al aborto y a la práctica sexual indiscriminada como cualquier mujer europea, la gran fortaleza ideológica y demográfica del Islam se desharía como un azucarillo y se fundiría en el inmenso magma de voluptuosidad occidental. Es decir, burqas y chadores siguen siendo, hoy por hoy, el principal signo de identidad cultural y religiosa del mundo islámico; por muy hipermasculina que sea su apariencia, la llave de la alcazaba musulmana está en manos de las mujeres.

A la vista de la evolución demográfica de autóctonos e inmigrantes, Gadaffi pronosticó en 2006 que Europa sería islámica en un lapso de varias décadas. Bumedián lo había anunciado mucho antes, en 1974: “el vientre de nuestras mujeres nos dará la victoria”, dijo en un discurso memorable ante la Asamblea General de las Naciones Unidas. Si les damos crédito -y por qué negárselo, si hablan de una realidad que conocen mejor que nosotros y sobre la que siempre hacemos predicciones equivocadas-, podríamos tomar burqas y niqabs como un indicador de la esperanza de vida europea: cuanto más proliferen esos atuendos, menos tiempo nos queda.

Los olvidados8 de marzo de 2011

8 de marzo

Día de los 1.000 hombres
(y 30 mujeres) muertos cada año
en accidentes laborales en España

Oficialmente, Día de la Mujer Trabajadora

Ocho de marzo7 de marzo de 2011

Durante miles de años, hombres y mujeres se repartieron las tareas familiares y sociales en función de sus especializaciones evolutivas: los hombres desempeñaron los cometidos más arriesgados o de mayor exigencia física; y las mujeres se centraron, sobre todo, en los relacionados con la maternidad. Ninguno de los sexos renegó jamás de sus funciones ni codició las del otro, y ninguno se sintió desfavorecido frente al otro. Ambos sexos se complementaron, y cada uno de ellos cumplió la misión que el otro esperaba que cumpliese. Gracias a esa complementación, nuestros antepasados lograron sobrevivir, primero como especie y después como civilización; y nos condujeron hasta la presente época de prosperidad y bienestar sin precedentes.

Además, desde tiempos muy antiguos, hombres y mujeres compartieron numerosas tareas, por ejemplo en el medio rural o en los talleres artesanales o pequeños comercios urbanos. Finalmente, con la expansión del sector terciario y las oportunidades de la vida moderna (en particular, los anticonceptivos), la mujer pasó a incorporarse en masa a la vida laboral. Nadie se lo impidió, y menos que nadie los hombres. La lucha, si alguna hubo, fue más contra los prejuicios de generaciones anteriores, incluidas madres y abuelas, que contra reticencias masculinas.

En la actualidad, las mujeres no sólo gozan de igualdad de oportunidades, sino también de ventajas en forma de baremos especiales y cuotas, y su presencia es ya mayoritaria en algunos de los campos profesionales más prestigiosos e influyentes (por ejemplo, la medicina o el derecho). Por su parte, los hombres siguen, como en los viejos tiempos, desempeñando las funciones más penosas y arriesgadas. La siniestralidad laboral es casi exclusivamente masculina: entre 900 y 1.000 hombres (y unas 30 mujeres) mueren cada año en España en accidentes laborales.

Habida cuenta de todo lo cual, ¿qué razones justifican que se celebre con tanto bombo y platillo el Día de la Mujer Trabajadora?

SECCIONES

TEMAS

PECERA DE IDEAS


********


Página inicial - Mapa del sitio - Contacto: c0rreo - Madrid, 2007-2013

Los contenidos de este sitio web podrán utilizarse o reproducirse libremente
para fines no lucrativos a condición de que se cite su procedencia.

Logotipo | ©Grupo Isegoría